Home
ARGITARATUA: NAIZ 2013/06/22

La decisión política no es un derecho, es un acto.

La crítica del politólogo alemán Carl Schmitt al liberalismo constitucional y a la democracia representativa se centraba precisamente en que los conceptos que sustentan dichos sistemas (surgidos a finales del XVIII, primeros del XIX) no eran ya válidos para las sociedades del siglo XX. En segundo lugar, criticaba que el constitucionalismo moderno ofrece una interpretación simplemente formal y positivista de la democracia y la igualdad, no una interpretación sustancial basada en la voluntad e identidad política.

Dicho constitucionalismo, el nuestro, el moderno modernísimo constitucionalismo occidental, aquel que se impuso sobre los constitucionalismos antiguos que imperaban en Europa hasta bien entrado el siglo XIX, se basa en el predominio de la ratio, de un determinado logos que es capaz de derivar todas las leyes y todas las normas de un solo axioma, causa sui, único, eterno y funcional; un constitucionalismo que no requiere por tanto de nada externo a sí mismo (como la sociedad, la economía, la historia, la cultura, las costumbres) para reproducirse y sobrevivir, porque es siempre instrumentalmente verdadero a priori. Así, el estado constitucional moderno se guía por una racionalidad instrumental, donde la organización del poder estatal e institucional se justifica en referencia al concepto de razón funcional y procedimiento legal.

Pero Schmitt insistía en que la ley no se puede justificar sobre la ley. La ley no puede ser causa sui como lo fue Dios (antes de morir). La ley ha de basarse sobre la voluntad, la voluntad política de quienes hacen la ley. Porque primero fue la decisión y, luego, la legalidad. El constitucionalismo moderno debería por ello estar basado en la voluntas, no en la ratio.

De hecho, Schmitt creía que la crisis de Weimar (tras la que Hitler subió al poder) se dio porque el constitucionalismo moderno, de origen alemán (al igual que nuestras queridas instituciones europeas), basa todo su entramado en un sistema conceptual profundamente contradictorio. La contradicción entre democracia y liberalismo, es decir, entre igualdad y libertad, entre interés público e interés privado. Dicho dualismo constitucional terminó siendo irresoluble en el parlamentarismo alemán, lo cual en opinión de Schmitt llevó a los Nazis al poder, pero no fue una simple crisis constitucional, insistía él, sino una crisis total de la democracia liberal y del estado liberal (o de derecho) europeo.

Ha pasado casi un siglo desde entonces y la crisis de la democracia liberal se ha convertido en deporte estatal, un habitus secular europeo, y la pregunta que Schmitt hizo en su momento sigue sin ser respondida en la mayoría de las democracias liberales de hoy día: ¿Quién es el pueblo? Es decir ¿Quién decide?

El pueblo para Schmitt es aquel sujeto capaz de tomar la decisión política de distinguir entre amigos y enemigos. Dicha definición implica que los diversos pueblos se constituyen políticamente, e internamente, como amigos, lo cual es condición necesaria para que un pueblo se convierta en una unidad política, en corpus político.

Por tanto, una constitución no se justifica a sí misma, porque la Ley no se puede dar a sí misma, no puede ser nunca causa sui; las leyes y las constituciones son siempre creadas, producidas por un agente político que se convierte en sujeto político mediante la simple decisión de constituirse como tal. El acto de constitución del sujeto político no deviene de ninguna ley, sino de la voluntad política de una colectividad. Y la formación de toda colectividad en sujeto político implica exclusión porque requiere delimitación. En este acto de exclusión, y por ello también de inclusión, se basa la identidad democrática. Una identidad que se constituye como voluntad de decisión, no como derecho de decisión.

Este acto de constituirse en unidad política por medio de la voluntad de constituirse en sujeto político es lo que Schmitt llama el acontecimiento de lo político.

Y es que al principio de la creación solo existía voluntad, hasta que alguien crió ilustrados y los juntó con los liberales; los primeros no pueden vivir la vida sin formalizarla y los segundos no pueden vivirla sin legalizarla. Pero son mayoría las especies que han vivido siempre al margen de la razón ilustrada y la legalidad constitucional.

Para estas especies, primero viene la política, y luego, si eso, la legalidad.

Porque primero fue la decisión, y luego el derecho.

Icon-comments-header
iruzkin 1 Iruzkina egin
Missing
teremaldon
2013/06/23 12:58

Temazo! Schmitt y el decisionismo, nada menos… Cierto que la ley no se puede justificar sobre la ley. Hanna Arendt tb le dio alguna vuelta al asunto, ella hablaba del “…círculo vicioso de de Siéyes: los que se reunen para constituir un nuevo gobierno, actúan inconstitucionalmente, es decir, carecen de autoridad para hacer lo que se han propuesto” , “… es inútil la búsqueda de un absoluto con que romper el círculo vicioso en el que queda atrapado inevitablemente todo origen, debido a que este ‘absoluto’ reside en el propio acto de dar origen a algo” , ” …pertenece a la naturaleza misma de todo origen llevar aparejada una dosis de total arbitraiedad” (en “Sobre la Revolución”). También según J. Aranzadi ya para Hobbes “el problema de la fuente de poder, de su legitimidad o fundamento carce completamente de sentido, pues sólo el Poder instaura el derecho y la moral que permitirían juzgarle; Hobbes deja al descubierto que la arbitrariedad y el despotismo constituyen la esencia del poder político”. En fin. Etc. Lo que no veo muy bien es a dónde nos lleva traer esto a colación… si no damos un paso más que tendría que empezar con una adversativa: ” y sin embargo…”

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s